Chillán Viejo construirá su cementerio con crematorio desde este año

Durante el segundo semestre de este año la comuna de Chillán Viejo comenzará la construcción de un cementerio propio, una vez que sea aprobada la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) presentada por el gobierno comunal ante el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA).

En términos simples, explicó el alcalde Felipe Aylwin “la comuna dispondrá de un lugar propio para el descanso definitivo de las personas, lo que es un anhelo largamente esperado y que ahora está a punto de ser una realidad”.


La iniciativa fue promovida prácticamente desde el inicio mismo de la comuna, pero no fue sino hasta junio del año 2014 cuando se dio un paso clave, luego de que la entidad edilicia adquiriera el terreno para su emplazamiento.


Finalmente, el pasado lunes 13 de marzo el municipio entregó al Servicio de Evaluación Ambiental  los antecedentes para iniciar formalmente el estudio técnico de la iniciativa, con el claro interés de proceder a su construcción en breve plazo.


Aylwin sostuvo que “este es uno de los proyectos emblemáticos de la comuna y fue solicitado y ha sido pedido de manera insistente por la comunidad. Con la presentación ante el SEA iniciamos una fase que debe culminar con la aprobación durante el primer semestre de este año”.


El edil planteó que tentativamente esperan tener el visto bueno de las entidades estatales que integran el SEA durante el mes de junio próximo, e iniciar formalmente las obras durante los meses siguientes con el fin de inaugurarlo este año.


La necrópolis, según el estudio presentado por la municipalidad,  “permitirá entregar a los vecinos y a las vecinas la oportunidad de dar descanso eterno a sus familiares, en un espacio apropiado para el reencuentro y la paz”.


El terreno adquirido por el municipio de Chillán Viejo tiene una superficie total de 4,14 hectáreas, del cual será ocupada una superficie de 2,3 hectáreas aproximadamente. En ese sitio se ejecutará un proyecto que permitirá satisfacer las necesidades de sepultación por 30 años. El terreno no utilizado se mantendrá como opción de crecimiento y extensión a 50 años.


Desde el punto de vista técnico,  la necrópolis tendrá cabida “para 1.101 sepulturas en cementerio tipo tradicional, 1.641 en sector tipo Parque, 101 en nichos y 192 cupos en columbarios”.


El cementerio que estará ubicado en el camino a Yungay contará con una infraestructura que recuerda a casonas antiguas, por lo que remite a la historia comunal. En el edificio principal existirá un acceso cubierto de llegada, velatorio, salas de deudos, administración, sala de personal, entre otras instalaciones.

Crematorio
Según los antecedentes disponibles, el proyecto plantea la construcción de un edificio crematorio, el que tendrá una implicancia intercomunal y que será el primero de su tipo en la provincia.


A través de este crematorio se  pretende entregar un servicio cada vez más requerido y que solo existe  en otras ciudades, lo que encarece los trámites y posterga decisiones personales.  


El camposanto, a través de su proyecto de paisajismo, “busca proporcionar el ambiente idóneo para un cementerio, con la premisa de dar respuesta a las necesidades de la comunidad que hará uso del espacio, y además generar un lugar de recogimiento y despedida, desarrollando una propuesta basada en los sentidos”.


Actualmente la comuna de Chillán Viejo no cuenta con un lugar para la sepultación de personas fallecidas, siendo necesario su traslado hacia la comuna aledaña, Chillán. Los viajes hacia el cementerio se realizan con dificultades en el normal tránsito por las calles más concurridas de ambas comunas.


Entre los antecedentes que sustentan la iniciativa se encuentra el hecho que “existe una total falta de identidad con un cementerio que se encuentra en otra comuna”.


Además, se plantea que el Cementerio Municipal de Chillán se encuentra con dificultades de disponibilidad de espacio para nuevas sepultaciones, “además de zonas que en alguna oportunidad se han anegado, lo que en un futuro cercano significará que no podrán realizarse sepultaciones nuevas”.


El proyecto será desarrollado al sur del área urbana, a una distancia de dos kilómetros aproximadamente del límite urbano y a 1,2 kilómetros del río Chillán, donde se estima que no generará conflictos con el desarrollo urbano de la comuna en un horizonte de a lo menos 100 años.


Aylwin precisó que en el proceso de desarrollo de la iniciativa será fundamental la participación de los vecinos, quienes deberán ser informados y entregarán observaciones a la iniciativa comunal.