Banda fue detenida y quedó libre fue vuelta a detener y libre otra vez

Explicación hay, pero es más técnica que lógica. Y en la legislación nacional lo técnico impera prepotente sobre el criterio.

Lo cierto es que lo que para el Ministerio Público fue considerado como un acierto de sagacidad por parte del fiscal Eduardo Planck, quien desconfiando totalmente de la inocencia de tres de los cuatro santiaguinos que quedaron libres el sábado tras ser detenidos por dos violentos robos en viviendas en la comuna de Pinto, envió a la SIP de Carabineros a seguirlos, terminó quedando en foja cero porque si bien los sospechosos cayeron esta vez con las especies robadas, volvieron a quedar en libertad, ya que no se entregaron evidencias concretas de que ellos hayan participado en el robo de las especies que custodiaban.

La historia, para dejarla más clara, comienza el 9 de enero, cuando la fiscal Paulina Valdebenito recibe una denuncia hecha por dos hombres, uno de ellos de 84 años, quienes estaban al cuidado de una parcela, siendo abordados al interior de la casa por dos personas que llegaron en un vehículo Hyundai.

Tras amedrentarlos con armas blancas y encerrarlos en un dormitorio, les robaron dinero, un televisor led y algunas herramientas.

Al día siguiente se repitó el mismo hecho en otra parcela cercana, ocasión en que los afectados perdieron 750 mil pesos, ropa, vinos y un televisor.

“Se ordenó un plan candado el primer día, y al no encontrar el Hyundai la sospecha era que ellos no salieron de la zona”, explicó el fiscal Pablo Fritz, jefe del Ministerio Público local.

Fue una descripción de uno de ellos, Jorge Rojas Cifuentes, y la del auto, que en un control vehicular Carabineros de Pinto los identificó y lo detuvo junto a su hermano, su cuñada y la madre de ésta.

Pero como el único que fue identificado por una de las víctimas fue Jorge Rojas, el resto quedó libre.

Cuando la SIP los siguió los vieron llegar a una cabaña que habían arrendado, y al ingresar descubrieron todo lo robado, por lo que los volvieron a detener.

Sin embargo, como aun nadie logró reconocer a los otros imputados, volvieron a quedar libres tras ser formalizados por receptación.

El fiscal Fritz apelará de esta resolución en la Corte de Apelaciones, para buscar la prisión preventiva del hermano de Jorge Rojas.