Analizan presentar reclamo por malos olores en Chillán Viejo

Una acción en el ámbito jurídico es lo que solicitó el concejal de Chillán Viejo Jorge del Pozo al concejo municipal, para que la empresa MaxAgro, propietaria del plantel porcino de esa comuna, realice acciones para eliminar los malos olores que afectan a los vecinos del sector. 

Así lo dio a conocer a Radio La Discusión 94.7 FM, Del Pozo, quien indicó que, "la solicitud que hice en el consejo es que se haga un estudio jurídico en cuanto a esta situación porque ya no es suficiente solo con emplazar a la empresa a mejorar sus procesos y hacer las denuncias en la Seremi de Salud. Hoy debemos actuar de una forma más potente y nos parece que haciendo que nuestros abogados estudien presentar un recurso de protección que haga que esta empresa pare sus procesos hasta que mejore o simplemente cierre”.

El concejal agregó que "aquí siempre se pone en la balanza el tema del empleo que genera la empresa en la comuna y yo no estoy poniendo en duda aquello. No es sano, no es lógico que hoy la producción de una empresa de la comuna esté haciendo la vida imposible a miles de chillanvejanos y también a la gente de Chillán".

El presidente del Comité Ambiental de Chillán Viejo, Ulises Lari,  reconoce que han existido avances en la disminución de los olores, pero cree que no ha sido suficientemente rápido como lo esperan los vecinos, esto a pesar de que la empresa ha instalado dos biodigestores que permitirían un mejor tratamiento de los purines.

"Esta ha sido una lucha que hemos tenido durante muchos años. La empresa está instalando biodigestores, el primero, funcionando hace un mes y el segundo debiese estar funcionando uno de estos días", manifestó Lari.

Este es un problema de larga data que tendría su origen en el tratamiento de los purines que eran arrojados en una piscina de gran tamaño la que aún mantiene parte de una carga pestilente.

"Esa piscina tiene capacidad de 85 mil metros cúbicos y le quedaban como 40 mil metros cúbicos que eran de purina de muy mala calidad que venía de antes. Se supone que con los biodigestores los purines son más depurados y van a ir cambiando la calidad de lo que tienen acumulado”, indicó.

Por su parte, el seremi del Medio Ambiente, Richard Vargas, espera que la empresa cumpla con lo acordado y así se mejore la calidad del aire en la comuna chillanvejana. De ahí que considera legítima la acción propuesta por el concejal Del Pozo.

“Ellos están en su derecho, son un órgano colegiado y ellos pueden tomar este tipo de acciones y habrá que buscar los fundamentos dentro del tema de los sistemas de abatamiento que debe tener un plantel porcino. Yo creo que deben tener un sistema de filtros y tratamiento para los purines, que son los responsables del mal olor”, puntualizó. 

Agregó que la Superintendencia de Medio Ambiente y la Autoridad Sanitaria tendrán que colaborar realizando las acciones de fiscalización para mitigar el impacto ambiental sobre la comunidad.

"Hoy en día, cuando hablamos de una comunidad empoderada en los temas atmosféricos también hablamos de una comunidad empoderada en los temas ambientales en general y el tema de olor es un tema de calidad del aire que los vecinos no tienen porque seguir soportando”, afirmó la autoridad.

Cabe señalar que el compromiso de la MaxAgro está en que durante este mes los dos biodigestores estén en pleno funcionamiento y con ello disminuir los malos olores.