Avanza estrategia para retirar cables en desuso

El retiro de todos los cables del tendido eléctrico que no tienen uso es el objetivo de una nueva ordenanza municipal, que debe comenzar a ser tramitada en breve plazo.

El tema se encuentra bastante avanzado, pues existe un borrador de la nueva normativa que próximamente debe ser puesta en conocimiento del concejo, informó el director del Departamento Eléctrico municipal, Domingo Díaz.

El profesional se hace cargo de una unidad dependiente de la Dirección de Obras, con la finalidad de lograr que las empresas retiren cables que cuelgan de los postes en el breve plazo, ojalá antes de que termine este año.

El tema no es una novedad para Díaz, pues durante el 2012 y como concejal de Chillán fiscalizó a empresas eléctricas y de servicios de cable para que sacaran sus redes generando un compromiso que no fue cumplido.

Ahora cinco años después retoma el tema pero no apelando ya a la buena voluntad de las empresas,  sino que a través de una ordenanza que será obligatoria y que entregará plazos precisos.

La necesidad que la ciudad se libere de los cables en desuso resurge luego de que otras comunas emprendieran durante este año campañas que persiguen ese objetivo. La  nueva normativa adicionalmente sentará las bases para que en el mediano y largo plazo las empresas soterren los cables.

Díaz mencionó además que el gobierno local desarrollará otra ordenanza, que tiene como finalidad consolidar en la ciudad el modelo de luminarias LED. El documento establecerá que los futuros desarrollos habitacionales tendrán que instalar ese tipo de tecnología.

La municipalidad, en tanto, continúa con el plan de recambio de todas las luminarias de sodio a LED, para lo cual el departamento eléctrico tomará el control junto con Secpla. Díaz agregó que no será contratado un asesor externo como en el intento abortado el año pasado, luego de detectarse eventuales irregularidades en la posterior licitación.

Agregó que además se busca modernizar la red eléctrica mediante la incorporación de sistemas de gestión que sean capaces de detectar cuando las luminarias sufren fallas y se apagan. Además, el modelo controlado mediante software deberá ser capaz de modificar la intensidad de los focos.

Se trata de cambios que buscan mejorar las condiciones de una red  eléctrica que tiene equipos que datan de hace 30 años aproximadamente, y que según Díaz, no otorgan la luminosidad que requiere la ciudad. Agregó que el recambio de luminarias LED es urgente y más necesario que nunca.