Liceos iniciarán octavo año con clases en contenedores

Tal como viene ocurriendo desde el 2010, los alumnos del Liceo A-17 de Yungay y el Liceo Industrial de Chillán iniciarán el año escolar en contenedores habilitados como salas de clases, a la espera de que sus dependencias definitivas sean reconstruidas. 


Estos establecimientos sufrieron daños importantes durante el terremoto del 27 F y como una manera de solucionar la emergencia, se acondicionaron salas en contenedores donados por empresas, las cuales ahorraron en impuestos por su colaboración y permitieron que los centros educativos pudieran seguir funcionando de forma temporal. Sin embargo hasta hoy no cuentan con una solución definitiva.
Establecimiento de emergencia


Para el profesor yungayino, Héctor Campos, “esta situación atenta contra la educación pública, hay cuatro establecimientos con enseñanza media en la comuna y solo este es de educación pública, los demás son particulares o particulares subvencionados”, aclara.


Respecto a la realidad del inmueble, afirma desconocer “si el edificio es recuperable o no, aún no tenemos estudios que nos indiquen eso, entonces en general la comunidad espera que se haga un edificio nuevo, hay dos dificultades, primero los recursos que se requieren son altos en una comuna que tiene muchas otras necesidades y también se requiere de los pasos previos, el diseño, pero en este momento no hay ningún proyecto para poder optar a fondos sectoriales o regionales”, se lamenta.


“La solución de salas modulares fue eficaz y eficiente para el momento, pero era con una vida útil de cuatro o cinco años y lleva siete años así, tenemos para rato”, afirma. 


A modo de dramática anécdota, el docente explica que “el año pasado egresó la primera generación de estudiantes que nunca tuvo clases en una sala y seguirán egresando en los años venideros alumnos que solo se educaron en containers”, describe Campos.


Sebastián Figueroa, presidente del Centro de Estudiantes del Liceo de Yungay, da cuenta de la deficiente infraestructura de emergencia. “Teníamos las puertas malas, sin chapa, problemas con el frío, con el calor, con el techo, por las ventanas entraba agua en invierno, no mucha pero se producían charcos dentro de la sala, incluso habíamos cumplido la fecha de establecimiento de emergencia, que eso caducaba en cinco o seis años”, declara.


La demanda de los estudiantes comenzó a ser la piedra en el zapato. “Nos produjo problemas con la administración, tanto del liceo como la administración comunal, el alcalde y el DAEM”, reveló. “Estuvimos en unas asambleas donde debían participar todos los estamentos del liceo, pudimos tener un contacto más directo, conversamos a nivel comunal, lo intentamos y no resultó, hablamos con medios de comunicación de la comuna y la región, llegamos hasta la entonces gobernadora, yo hablé personalmente con ella y aún no tenemos una solución, nos dijeron que una fecha tentativa es que el año 2020 podrían comenzar las obras y no es una fecha definitiva”, afirma.


“Nos pasó que todos creían que nos íbamos por el lado político y nadie nos escuchó, nos subestimaron porque éramos menores, se convencieron que nos manipulaban, pero la verdad es que nadie nos apoyó”, acusa, “un profesor que estuvo con nosotros debió desligarse porque lo iban a evaluar y le insinuaron que podría no salir bien si seguía apoyándonos”, aseguró.


El director del liceo, Sergio Villalobos, indica los impedimentos que esta infraestructura genera para el establecimiento. 


“Yo llegué en febrero del 2013 a hacerme cargo del liceo, las condiciones en las que se trabaja han producido por ejemplo una pérdida de matrícula”, señala.
“Esta situación nos impide avanzar, no podemos generar nuevas carreras, es imposible bajo esta estructura, en los períodos de calor o frío, las temperaturas suben o bajan y eso genera enfermedades, sobre todo en invierno, enfermedades respiratorias en todos los que trabajamos o estudiamos acá, yo mismo tuve por primera vez una neumonitis a causa de las bajas temperaturas”, ejemplifica.


Villalobos señala que “los chicos tiene laboratorios pero no son los ideales para trabajar hoy con los niños que tienen capacidades y pueden aprender, en materias como biología, química y física por ejemplo, sé que las autoridades hacen esfuerzo por mejorar las condiciones, pero a pesar de todo tenemos buenos resultados, somos liceo de excelencia”, destaca el docente.
la respuesta de educación 
Similar realidad vive el Liceo Industrial de Chillán, donde lucen salas de emergencia aparentemente en mejores condiciones, en especial porque cuentan con aire acondicionado. 
Respecto a la situación que enfrentan ambos establecimiento, el jefe del Departamento Provincial de Educación (Deproe), Hernán Álvarez, expresó que “la situación desde el punto de vista de la administración de los establecimientos son dispares, en el caso del Liceo de Yungay es de disposición de la municipalidad y en el caso del Liceo Industrial la administración es delegada a la Universidad Tecnológica Metropolitana”, indicó.
Respecto al establecimiento yungayino, Alvarez reconoce que la reconstrucción “se ha dilatado extraordinariamente en la administración del gobierno comunal pasado, la forma y el procedimiento de la presentación de un proyecto para poder efectivamente resolverlo, esperamos que con la nueva administración municipal podamos acelerar ese proceso y efectivamente con fondos del gobierno regional, sacarlo adelante, en eso estamos”, informó.
En cuanto al liceo chillanejo, la situación “es bastante más compleja”, explicó el jefe provincial de Educación. “Se está trabajando en el diseño, el que debiera estar listo en estos días, podría incluso estar RS, pero necesitamos después la asignación de los recursos, como este es un establecimiento de propiedad del Estado en administración delegada, no podemos destinar del presupuesto del gobierno regional”, aclaró.
“De acuerdo a la información que me fue entregada en una reunión con la ministra la semana pasada, los recursos tienen que ir en el presupuesto de la nación, significa instruir en profundidad todo el estudio técnico primero, tenerlo RS y establecer entonces que en la glosa presupuestaria destinada para el ministerio se incluya”, explica Alvarez, agregando que “lo que hemos acordado con el ministerio es que yo en los próximos días voy a invitar a los parlamentarios de la provincia para pedirles que estemos de acuerdo y cuando se plantee la glosa presupuestaria del año 2018 se incluya, se pueda construir efectivamente el liceo con esos recursos, en esa etapa estamos”, señala el jefe del Deproe.