Personas en situación de calle se han duplicado en la última década

Tristes y repetitivas escenas se viven todos los años en Chillán durante la época invernal.


Las fuertes lluvias y las temperaturas mínimas extremas que se dejan sentir en la zona, especialmente entre los meses de junio y agosto, golpean a un grupo de personas aún más violentamente de lo que debería ser.


Usando improvisados  colchones que no son más que unas láminas de cartón que los amigos recicladores les regalan y abrigándose con hilachentas frazadas, pasan sus noches decenas de individuos en condición de indigencia en Chillán.


Si bien ocupan diferentes lugares dentro de las cuatro avenidas, como el terminal La Merced y las céntricas plazas (de Armas, La Victoria y San Francisco), son los pasillos de la plazoleta Sargento Aldea los que suelen convertirse en el hospedaje al aire libre más grande de la ciudad, cobijando a diario al menos una docena de personas sin hogar.


La crudeza del invierno, sumado al precario estado de salud que presentan, agravado por la adicción al alcohol, provocó la muerte de seis de ellos el año pasado, siendo esta cifra una de las peores estadísticas que se recuerden a nivel comunal.


En aumento
El último catastro de personas en situación de calle correspondiente a la Región del Bío Bío realizado por la Secretaría Regional del Ministerio de Desarrollo Social, arrojó que en Chillán son 200 las que pernoctan a la intemperie.


El funcionario de la cartera de gobierno, Juan Eduardo Quilodrán, mostró su preocupación por la cifra, advirtiendo que la ciudad presenta una de las más altas incidencias.


“Chillán es una de las comunas que más personas en situación de calle tienen en la Región del Bío Bío, de acuerdo al catastro que hicimos en diciembre del año pasado; si bien Concepción y Talcahuano son las primeras, teniendo en cuenta la cantidad de habitantes que hay en Chillán la tasa es relevante” , indicó.


La directora ejecutiva regional del Hogar de Cristo, Cecilia Ponce, recalcó que cuando la institución que encabeza empezó a ofrecer el servicio de hospedería en la comuna el año 2008, los registros oficiales del gobierno aseguraban que la gente que pasaba las noches en las calles no alcanzaba al centenar.


Casi una década después, los indicadores oficiales detallan que el universo de gente con este problema social subió un 150%.


“Cuando nosotros partimos hace unos ocho o nueve años hablábamos de 80 personas en situación de calle; pasaron cuatro años y la cifra subió a 162 y según nuestros propios registros actualmente el número bordea los 200”, precisó Cecilia Ponce, detallando que si bien existen casos en Bulnes, la gran mayoría pertenecen a Chillán.


Prevención
Con el objetivo de evitar que en el próximo invierno se repitan decesos de personas que viven en la intemperie, la Seremi de Desarrollo Social viene preparando lo que será la campaña 2017.


Juan Eduardo Quilodrán, seremi,  adelantó que se viene organizando para Chillán y Ñuble un servicio médico inédito de prestaciones en terreno.


“Estamos trabajando con el Servicio de Salud Ñuble, porque queremos este año agregarle a la campaña de invierno de la provincia y de toda la región un circuito médico. Esto significa que, junto con disponer de un grupo de camas determinada, queremos reforzarlo con una ruta médica, que va a permitir prestar este servicio durante la noche y madrugada en los cinco meses que son los más complicados”, afirmó Quilodrán y sentenció que solo Concepción gozó de esta política los dos inviernos anteriores. 


El seremi explicó que la prestación consistirá en la conformación de un equipo médico especializado, el cual recorrerá los albergues y hospedería pero también los puntos calle durante la noche, principalmente para reforzar la atención médica que a veces es complicada en las personas que viven en la calle.


Aparte de las condiciones climáticas extremas de la zona, Quilodrán advierte que localmente también se conjugan factores asociados a las personas indigentes, que es el consumo de alcohol, lo que muchas veces ha evitado que puedan recibir la atención de un galeno.


“Eso nos ha complicado en los casos de muertes del año pasado; no ha sido porque no los hemos atendido, sino que han habido situaciones que han complicado la entrega del servicio”, subrayó.


Respecto a la cantidad de camas que estarán a disposición para el invierno que se aproxima, el funcionario de gobierno aclaró que son tres los centros que funcionarán en la comuna, los cuales permiten acoger a 130 personas.


“Tenemos una hospedería con 60 camas que la administra la Municipalidad de Chillán, además de dos circuitos de programas psicosociales con 35 camas cada uno, que son del tipo ambulatorio”, destacó.


Nuevo proyecto
Con la presencia de autoridades comunales, provinciales y regionales, oficialmente se dio inicio hoy a la construcción de la nueva hospedería del Hogar de Cristo, que estará ubicada en la esquina de las calles Independencia con Purén.


El establecimiento tendrá una dimensión de 1.241 metros cuadrados construidos, para el cual se invertirán $1.409.114.556 destinados por el Gobierno Regional del Bío Bío a través del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR).


Siete meses durará la edificación del local, por lo que a inicios de octubre próximo la obra debería estar entregándose.


El alcalde de Chillán, Sergio Zarzar, recordó que si bien el Hogar de Cristo tiene actualmente una hospedería en el sector de Rosita O’Higgins, puntualizó que el local es menor y que necesitaban nuevas instalaciones.


“El Hogar de Cristo, que siempre se esmera en tener hogares para la atención de personas en situación de calle, necesitaba un espaldarazo y una nueva infraestructura. La institución me lo propuso hace cinco años y quiero decir que la municipalidad fue muy solidaria y responsable con la gente en situación de calle, porque no era fácil asumir una hospedería municipal como la que tenemos hoy día, que se va a mantener en la medida que sea necesario; no obstante, si el Hogar de Cristo va a cubrir toda la necesidad, basta y sobra, por lo que tendríamos que analizar la existencia de nuestra hospedería”, enfatizó el jefe comunal.


Para el seremi de Desarrollo Social la concreción de la obra le permitirá al ministerio avanzar en la configuración del circuito de servicios y establecimientos, que tienen instalado en la comuna y Provincia de Ñuble para las personas en situación de calle.


“Estamos muy contentos de estar en Chillán y coronar este proyecto de casi 1.500 millones de pesos, que es un trabajo en conjunto entre el Hogar de Cristo, municipalidad y el Gobierno Regional”, comentó.


Quilodrán destacó las 130 camas que suma la ciudad actualmente, sin embargo, admitió que solo con la nueva hospedería no se tendrán más dificultades en términos de cupos.


Por su parte la representante regional del Hogar de Cristo, Cecilia Ponce, detalló que la hospedería tendrá una capacidad para 200 personas y que, a diferencia del actual establecimiento que tienen, con la nueva infraestructura podrán ampliar la atención en términos de cantidad y servicios.


“Va a ser una atención mucho más integral. Nosotros partimos con una hospedería de atención nocturna de alojamiento, con una comida y desayuno en la mañana; ahora lo que vamos a ofrecer es una atención de día también con atención psicosocial profesional, con talleres y espacios para que ellos no necesariamente tengan que estar en la calle sino también durante el día en este centro (...) asimismo, también podremos atender a adultos mayores que están durante el día abandonados”, resaltó Cecilia Ponce.