Moteras de Chillán obtienen números azules en sus ventas

Hace 36 años mujeres emprendedoras se han esforzado por mantener la refrescante y dulce tradición del mote con huesillos en sus 15 puestos instalados en avenida O'Higgins, donde invitan a automovilistas y peatones a disfrutar de la popular bebida.

La temporada comienza cada primero de septiembre y se extiende hasta el 31 de abril. Sin embargo es en los meses de verano, donde se disparan las ventas del producto típico, cuyo valores actuales fluctúan entre los mil a 2 mil 500 pesos.

A la fecha las locatarias se sienten satisfechas con las ganancias, aunque advierten que durante el periodo pasado la recaudación fue mayor. Estiman que las ventas han disminuido un 20% en relación a las registradas la temporada anterior a igual fecha.

“Nos fue bien, pero hubo poco turista y obviamente se entiende por todo el tema que pasó en los meses fuertes, y nos afectó como todo el mundo, el turista no iba viajar a la zona por los incendios forestales y el miedo. La gente igual pasó, pero no como los otros años fue relativamente bueno, estamos conformes”, explicó la presidenta de la Agrupación de Motes Típicos de Chillán, Ivonne Rivera.

En promedio son 300 las personas que llegan a diario a este punto de atracción turística y parada obligada de quienes reconocen en Chillán la fama de esta receta.

“Es por cantidad que nosotros hacemos en cada cocimiento, cocinamos más y por eso queda más concentrado y además cada una tiene su secreto para que quede rico, cada uno le pone su toque especial”, comentó la representante y dueña del puesto “Paty, Nº6”.

Se estiman que son 60 los vasos de mote que se pueden vender en promedio durante cada jornada, que comienza a las 10.30 horas y finaliza 21.00 horas.

Más allá de la popularidad de la bebida, Ivonne reconocen en sus colegas el esfuerzo y posibilidad de empleo.

“Nosotras dependemos de esto, no tenemos otra fuente de ingreso, todo lo que recaudamos no sirve para vivir el resto del año, tenemos nuestra edad ya y trabajo no vamos a encontrar en otra cosa. (...)Damos trabajo a varias niñas, incluso hay alguna que duran años, estudian y regresan para próxima temporada, han salido profesionales de aquí también, ellas ganan su sueldo más la propina”, finalizó.