Municipio prepara licitación de predio turístico en Las Trancas

Son tantos los temas que la Municipalidad de Chillán tiene pendientes respecto de las Termas de Chillán, que en una o dos sesiones de la Comisión Termas no es posible atender todos los requerimientos, observaciones, dudas y planteamientos diferentes existentes sobre cada caso.


Este miércoles los ediles y funcionarios municipales fueron convocados a analizar dos termas puntuales, relacionados con el devenir del principal activo que tiene la ciudad en la montaña de Pinto y que da vida a emprendimientos turísticos de fama mundial, que convierten a ese lugar en el principal atractivo de la región.


La citación estaba orientada a analizar la nueva licitación para dos propiedades ubicadas en Las Trancas, y además solicitar el pronunciamiento de concejales para modificaciones al contrato con una empresa de telefonía que tiene torres de transmisión en Las Trancas y las Termas de Chillán.


Dada la existencia de otras temáticas de diversa índole y que tienen como común denominador al recinto termal, las discusiones derivaron hacia aspectos que al menos hoy no estaban integrados en la tabla y que pueden ser tratados en otras reuniones.


De esta manera, los ediles deberán esperar otras sesiones para conocer por ejemplo el estado del famoso “Master Plan”, o la planificación estratégica del territorio cordillerano, el cual está en análisis desde hace más de 10 años y del que todavía no existen antecedentes técnicos definitivos, pero sí muchas ideas que necesitan ser organizadas.


Se suman a ello un informe definitivo del municipio respecto del calibre real de las inversiones ejecutadas desde el 2008 por el actual concesionario en los terrenos que fueron entregados por la municipalidad por un lapso de 30 años.


Por si fuera poco, los ediles desconocen antecedentes sobre el estado de las causas abiertas por la Junta de Vigilancia del Río Diguillín respecto del uso que hace la municipalidad chillaneja de recursos hídricos eventualmente pertenecientes al río Renegado y su cuenca, administrada por los regantes del Diguillín.


Con esos antecedentes es probable, informó el concejal Víctor Sepúlveda -quien preside la Comisión Termas del concejo-, que en las próximas semanas se tengan que realizar nuevas invitaciones para dialogar sobre los temas pendientes.


Mientras se espera la resolución de esas temáticas, planteó Sepúlveda, los ediles deben resolver al menos dos situaciones que tienen carácter de urgencia para el gobierno comunal, una de las cuales se liga al contrato de concesión para un predio de 18 hectáreas ubicado a orilla de carretera en Las Trancas, de propiedad municipal.


LICITACIÓN
Un primer punto que deben resolver en el corto plazo, informó  el administrador de las Termas, el abogado Christian Hansen, se refiere a la licitación de un terreno turístico de 18 hectáreas que la municipalidad deja al cuidado y explotación por parte de privados en Las Trancas.


Se trata de un sitio que antes de la concesión del año 2007 había sido usufructuado por un empresario local, quien construyó una cafetería y hostal y cuyo dominio fue retirado por parte del municipio hace unos años.


Posteriormente el predio, que es llamado como “la entrada a las Termas” por su posición estratégica junto al retén de carabineros de Las Trancas, fue administrado por el concesionario de las Termas Nevados de Chillán (Nevados) durante una temporada.


Posteriormente, Espacio Activo Limitada tomó posesión del terreno hasta el 31 de diciembre pasado. El convenio consideraba el derecho a uso de dos retazos que incluían un hostal, dos cabañas pareadas y una construcción. Además la empresa con sus recursos invirtió en un galpón de 200 m2, que incluye baños y cocina, y una pizzería de 18 m2.


En noviembre de 2016 la empresa envió al municipio una misiva donde solicitó a la municipalidad un acuerdo económico respecto de las construcciones ejecutadas, las que fueron avaluadas por aquella en $13.900.000.


No obstante en el transcurso de las negociaciones de cierre del contrato la municipalidad realizó una evaluación de las construcciones, llegando a la conclusión que solo costaban $5.068.861, lo que fue aceptado por los empresarios locales, quienes en todo caso tenían poco margen de negociación, pues la municipalidad podía rechazar aquellas, debiendo ser desmanteladas.


En estas condiciones, la Municipalidad de Chillán planteó al Concejo Municipal el pago de la cantidad en que valoró las construcciones efectuadas por Espacio Activo en Las Trancas, con el fin de preservarlas para el nuevo contrato de concesión que está en marcha.


La transacción tiene que ser votada próximamente, planteó el administrador de las Termas, pues de ello depende la confección del nuevo contrato de concesión de aquel predio por un nuevo período, que incluiría la existencia de los inmuebles construidos del anterior controlador o su retiro forzado.


Aparentemente, la impresión del concejo es favorable a la conservación de los inmuebles, aun cuando el concejal Juan López Cruz (PR) es de la idea de verificar el estado de la construcción.
La nueva concesión tiene que ser licitada en las próximas semanas, con el fin de que quien gane el concurso tenga tiempo suficiente para prepararse para la temporada de invierno, que por lo general comienza entre mayo y junio.


ANTENAS
Otro tema que debe resolver el municipio se refiere a cambios propuestos por la empresa Entel para el arriendo de dos retazos de terrenos ubicados en el predio Termas de Chillán, destinados a la instalación de antenas y equipos de telecomunicaciones.


La empresa plantea una modificación del contrato por un terreno en Las Trancas que fue firmado el año 2008 y al que le queda menos de un año de vigencia.

Según el convenio,  paga anualmente 300 UF por tal arriendo. Pero para el nuevo vínculo propone un pago inferior, de 240 UF, por cuatro o diez años.


En el caso de las Termas, la empresa cancela en la actualidad 600 UF cada año por el arriendo del retazo de terreno donde se asienta la torre en un contrato por 10 años que está por expirar. Para la renovación plantea un pago anual también inferior,  de 337,5 UF cada año.


Si la municipalidad no acepta las nuevas condiciones de la empresa, esta optaría por el retiro de la antena emplazada en las Termas, lo que es considerado como una medida de presión por el concejal Camilo Benavente, quien plantea que la firma incluso debiera pagar más por mantener su antena en el lugar.


En este caso existen diferencias dentro del concejo, pues otros ediles piensan que la municipalidad no puede darse el lujo de perder a una empresa que paga al año más de $4,5 millones. Pero esa cifra es menor a lo que Telefónica iba a pagar al municipio por la antena de la Catedral reinstalada en el techo del edificio consistorial, y que ascendía a $12 millones al año, idea que finalmente no prosperó por oposición de los ediles.


Los concejales, además, deberán aprobar el arriendo de un terreno para que la empresa WOM S.A. instale sus equipos. En este caso la municipalidad recibiría un pago de 192 UF cada año y por un período de 10 años. 

MASTER PLAN
El administrador de las Termas mencionó además que en este momento no existe una fecha definida para la entrega de un proyecto de desarrollo integral del predio, tal como ha sido solicitado por la comunidad local y concejales desde hace varios años.


Hansen indicó que efectivamente están trabajando en un plan para potenciar el bien municipal con el fin de convertirlo en un hito turístico mucho más atractivo.


Concejales solicitan que sobre todo la municipalidad logre que la ciudad reciba recursos económicos de un lucrativo bien que hasta ahora no ha sido explotado como esperan por las administraciones municipales.