En abril próximo se estarían entregando las primeras casas definitivas

En abril próximo las primeras 15 familias damnificadas por los incendios forestales que afectaron a la provincia desde mediados de enero pasado, deberían estar recibiendo sus viviendas definitivas, según informó el delegado del Servicio de Vivienda y Urbanismo (Serviu) Ñuble, Óscar Crisóstomo.


El funcionario de gobierno explicó que, dado que este grupo seleccionado completó todos los requisitos necesarios para hacerse del beneficio estatal, en los próximos días tendrán que elegir una de las nueve soluciones habitacionales que las empresas constructoras presentaron como propuesta.


Tras la elección de los proyectos arquitectónicos que haga cada familia, el Serviu empezará a ejecutar los subsidios ascendentes a 800 UF (aproximadamente $21.090.400), mediante la construcción de las viviendas.


“La meta que nos puso la ministra es que en marzo debemos empezar el proceso de construcción de las viviendas (…) esas familias en abril ya deberían tenerlas construidas”,indicó Óscar Crisóstomo.


El jefe del Serviu Ñuble señaló que en la provincia fueron 83 las casas siniestradas por el fuego y adelantó que, en el peor de los casos, en medio año aproximadamente se dará solución a todos los damnificados que califiquen y obtengan el subsidio.


El tiempo calculado de las obras, recalcó Crisóstomo, se debe a los inconvenientes que deberán solucionar, como ayudar a algunas familias en la regularización de sus terrenos o por el escenario adverso que podría presentarse a causa del invierno.


“Nosotros creemos que el proceso que tenemos actualmente lo deberíamos estar finalizando en septiembre, ese el plazo interno que nos hemos propuesto; esto es siendo realistas, considerando los casos más complejos que nos podamos encontrar, es por eso que ese es el último plazo que nos queremos colocar”, precisó.


Respecto a los temas legales de propiedad, Crisóstomo detalló que la delegación está ofreciendo asesoría directa a los que la necesiten, a través de un grupo de profesionales conformado por una asistente social, un constructor civil y un abogado.


ELECCIÓN
Completar la ficha FIBE (Ficha Básica de Emergencia), haber sido catastrados por el Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu), tener una declaración de núcleo familiar y un perfil de la vivienda ya aprobada, son los requisitos que el Serviu exige a las familias. En la medida que vayan cumpliendo con todos ellos, el Estado les otorga el beneficio sin exigirles ahorro previo para ello.


Entre 60mts2 y 82mts2 son las dimensiones de las casas propuestas por las nueve empresas que se harán cargo de edificar las propiedades, quienes se han comprometido entregar las construcciones en un plazo de entre 30 y 45 días.


Uno de los aspectos que el gobierno también ha destacado en los proyectos habitacionales está asociado al tema estético.


Crisóstomo puntualizó que el 60% de las soluciones presentadas por las empresas tienen pertinencia arquitectónica, lo que implica que éstas deberán  guardar relación con el entorno campo-rural en la que están emplazadas y mantener el estilo que tenía la vivienda destruida.


“Cada una de las familias serán las que elijan las casas que les conviene. Hemos hecho reunión con todos los damnificados que tienen posibilidad de postular para explicarles sobre el tema, porque hay algunos que no podrán hacerlo como los que tienen doble propiedad y los arrendatarios, por ejemplo”, comentó Crisóstomo y añadió que si bien actualmente el registro del Serviu Ñuble suman 83 familias con viviendas siniestradas, no necesariamente todas calificarán para recibir el bono especial de reconstrucción.

De hecho, según estiman desde la repartición de gobierno, en la actualidad solo el 15% del total se ajustaría a los lineamientos requeridos.