Artistas y visitantes perciben baja actividad cultural en febrero

La última actividad artístico-cultural que hubo en en el Teatro Municipal de Chillán, fue el pasado 7 de febrero, cuando se desarrolló el  “XV Encuentro Jóvenes talentos de Piano 2017”. Tras la presentación  de los pianistas, en homenaje al maestro Claudio Arrau por el 114º aniversario de su natalicio, el gran edificio cerró sus puertas producto de la mantención y reparación que realiza la empresa Ingetal por estos días.

Se suma a la baja de este espacio, el cierre de otros, como por ejemplo, el Museo Marta Colvin y la Sala Schäfer, ambos espacios pertenecientes a la Universidad del Bío-Bío que, por vacaciones, se encuentran también cerrados.

Capital cultural
Coincidentemente, algunos visitantes de paso por la ciudad se preguntan en este sentido: ¿Qué lugar se puede visitar? Y la respuesta por estas fechas es difícil.

“Me pasó que unos turistas me preguntaron en la calle y mi mente se paseó por varios lugares y todos estaban cerrados”, comentó Ninón Jegó, fundadora del museo Marta Colvin.

La profesional agregó que “si nos creemos capital cultural, deberíamos fomentar la cultura durante todos los días y todos los meses. Efectivamente, hay espacios que se están desaprovechando porque coinciden las vacaciones, si bien hay un tema de costos, podría acordarse que no todos los lugares cierren al mismo tiempo. Por ejemplo, que la mantención del Teatro se hiciera durante los meses de invierno, cuando baja un poco la actividad, porque en enero y febrero es cuando recibimos la mayor cantidad de turistas, entonces, es cuando más énfasis debiera darse a lo cultural para que sigamos teniendo el estatus en en este aspecto. Todo lo demás debiera dejar de funcionar en meses aleatorios”. 

Una situación similar a la de los turistas vivió “Yorka”, un dúo de jóvenes cantantes provenientes de Santiago y que por estos días, realizan por tercer año consecutivo una gira por el Sur de Chile. Esta vez, promocionando su último disco “Imperio”.

Llegaron hasta las oficinas del Teatro preguntando si podían visitar las dependecias con el fin de organizar en un futuro un concierto en el lugar. La respuesta negativa vino de inmediato, argumentando las reparaciones del establecimiento.

“Veníamos entusiasmadas, porque nos hemos presentado varias veces en Chillán y tanto escuchamos hablar del Teatro que soñábamos con conocerlo y proyectar algún concierto”, señaló Yorka Pastenes, una de las vocalistas del dúo que lleva su nombre.

Tras su experiencia en otras ocasiones, la artista aprovechó la oportunidad de manifestar que “sin duda faltan espacios para las bandas, aquí hay lugares como pubs que se han preocupado por este tema, pero esos escenarios no son para todo público. Esta ciudad es un paso obligado para muchos artistas, especialmente en verano, que es cuando se realizan principalmente las giras, pero no hay donde presentarse”.

Por la contingencia
Según lo indicado desde la Corporación Cultural de la Municipalidad de Chillán, muchas de las actividades programadas para estas fechas debieron ser postergadas producto de la emergencia ambiental ocasionada por los incendios forestales que afectaron a gran parte del país y de Ñuble. Tal es el caso de los festivales “Canta Chillán” y  “Nacional de Folclor”. También influyó que durante tres semanas de febrero, el Teatro debía vivir su primera mantención, tras 6 meses de intensa actividad.

“Chillán ha ido creciendo en cantidad de oferta, pero nos falta todavía. También somos exigentes con nuestra ciudad y a veces envidiamos algunos carnavales o fiestas que se hacen en otras comunas, donde organizan un evento con artistas nacionales que son de un alto costo una vez al año. Diferente a una ciudad que todo el año cuenta con una oferta cultural atractiva y variada”, informaron fuentes de la Corporación Cultural Municipal.

“Falta que las organizaciones culturales, que hay aquí, también generen otras actividades al aire libre, por ejemplo, en los paseos peatonales o plazas”, argumentaron desde la entidad.