Número de inmigrantes en Chillán crece cerca de 30% cada año

Pese a que es una realidad que todos veían venir, para el personal de la Gobernación de Ñuble no deja de ser sorprendente -como ellos mismos lo expresan- la gran cantidad de extranjeros que a diario acuden hasta esas dependencias a realizar algún tipo de trámite.   Se estima que a diario, la unidad de Extranjería de la Gobernación realiza un estimado de 50 atenciones en promedio y de ellas, cerca de 20 ó 25 obedecen a visas de trabajo.   El gobernador, Álvaro Miguieles, comentó que “el sistema estadísitico está centralizado, pero de acuerdo a una estimación en la oficina provincial de Extranjería, estos 50 inmigrantes que se atienden a diario comprende un flujo que se repite desde el mes de noviembre intensificando estas atenciones”.   Conforme a lo expresado por la autoridad provincial, “entre los trámites que más se realizan están las visas de trabajo, el retiro de pasaportes, nacionalizaciones, permanencia definitiva y consultas generales”.   A diferencia de lo que ocurría hace algunos años, cuando la presencia de ecuatorianos y peruanos era lo predominante, hoy la nacionalidad que más se repite es la haitiana, seguido por la colombiana y la venezolana, sumándose al fuerte flujo ecuatoriano y peruano.   En menor medida hay argentinos y brasileños, para dejar en un ítem aparte a franceses, españoles y estadounidenses que vienen a realizar trabajos de temporadas, como -por ejemplo- de instructores de esquí en las Termas de Chillán, ocupación que comúnmente atrae a españoles y franceses.   30% de aumento anual Son cada día más, es cierto, “pero no son tantos, tampoco”, advirtió el comisario Alejandro Beltrán, jefe de Extranjería de la Policía de Investigaciones de Chillán, oficina por la que obligatoriamente debe pasar cada extranjero que busque residencia o trabajo en esta provincia.   “A veces hay personas que nos dicen que en su calle viven como 20 haitianos; y cuando nosotros hacemos las inspecciones de rutina, nos damos cuenta de que son siete, no 20 y que tampoco son todos haitianos, sino que hay colombianos o ecuatorianos, también”.   Pero conforme a la PDI la población de extranjeros pasó de unas 400 en 2012, a unas 900 en este año.   A modo de referencia, esta misma brigada cifraba para el 2016 un total de 686 extranjeros, siendo las nacionalidades predominantes la colombiana (109), seguida por la ecuatoriana (72), la peruana (58) y la mexicana (44).    En cuanto a sus competencias, un 47,6% de los inmigrantes que solicitaron su visa en la Provincia de Ñuble entre los años 2011 y 2015 declaró tener estudios universitarios, mientras que un 12,3% tiene estudios técnicos, según reveló el estudio “Inmigrantes en Ñuble” elaborado por el centro de estudios Cerregional.    “Es normal encontrar personas con títulos de ingeniero, médicos, dentistas o químicos. No es tan cierto de que solo vienen por trabajos que nadie más quiere hacer, es más, hemos conocido casos de ingenieros que sí se han empleado como temporeros agrícolas, pero lo que ellos buscan es aprender y conocer cómo funciona el sistema en Chile”, dijo el comisario Beltrán.   Para el jefe de Extranjería de la PDI, “el periodo de estancia es de unos cinco años en promedio, ellos siempre se están moviendo, al principio llegan solos y luego, cuando se estabilizan, traen a sus familias, que no son muy grandes, tampoco”.   Según su experiencia, cuando llegan buscan ciudades pequeñas, pero “donde haya de todo, como Chillán, porque el ambiente es más pueblerino, más tranquilo y por lo tanto, es más acogedor para ellos. Difícilmente se irán a Concepción, Valparaíso o Viña del Mar. Ciudades como Talca o Chillán, para ellos, son ideales”.