Reserva Ñuble recibió 33,4 por ciento más visitantes durante el 2016

Un 33,4% más de visitantes recibió el año pasado la Reserva Nacional Ñuble en comparación al 2015, según las estadísticas más recientes publicadas por la Corporación Nacional Forestal (Conaf).

Según consta en el registro histórico de la repartición pública, un total de 4.896 turistas llegaron hasta el área natural protegida de la provincia, 1.225 más de las que sumó todo el 2015 (3.671).

La cifra reciente se alzó como la tercera más importante de la última década, tras el incremento de visitas del 2014 (64,7%) cuando 3.415 personas asistieron a la reserva y la del 2009 (57,6%) con sus 1.245 ingresos de nacionales y extranjeros.

En términos generales, la cantidad del año pasado resultó ser la segunda más numerosa desde que se tiene registro, después de la que se dio el 2014.

Por otro lado, solo el 2010 el historial de visitas anotó una reducción, decreciendo un 15,7% de lo que presentó el 2009 (1.245 visitas).   

Perfil
De acuerdo a los datos oficiales de la Conaf, la predominancia en cuanto al arribo de turistas a la Reserva Ñuble sigue siendo de nacionales; de hecho, solo 16 personas fueron extranjeros.

4.169 adultos, 686 menores de edad y 41 adultos mayores son los que optaron por el patrimonio local. De todos ellos, 2.866 pertenecen al sexo masculino y 2.030 al femenino, según da cuenta la estadística publicada el 31 de enero pasado.

Recuperación tras incendio
El enorme incendio que sufrió la Reserva Nacional Ñuble el verano de 2015, el cual dejó un balance de aproximadamente 4.500 hectáreas de vegetación nativa dañadas, obligó a la Conaf a cerrar temporalmente el lugar, a fin de evitar que la emergencia eventualmente afecte a algún visitante.

Si bien gracias a la medida no ocurrieron hechos personales que lamentar, impactó notablemente en las estadísticas de visitas para ese año, ya que solo un 7,5% de incremento se constató en aquella oportunidad.

La cifra rompió el promedio anual de crecimiento del 25% que ostenta el área natural, según afirma el jefe provincial de Conaf, Francisco Castillo.

Si bien el funcionario destacó la importante recuperación del año pasado, explicó que con los incendios forestales de este año, los cuales hicieron que el gobierno decida cerrar todos los parques y reservas de las zonas en estado de alerta roja, es probable que el nivel de llegada de turistas no se ajuste a la tendencia de los últimos seis años.

“Las cifras del 2015 se debe a que tuvimos un buen tiempo cerrada la visita y este año nos sucedió algo parecido. Desde más o menos el 20 de enero estaba prohibido el ingreso y recién se abrió el viernes pasado, de modo que estuvo casi un mes cerrada a los visitantes. Por esta situación de emergencia en enero, vamos a tener una baja; no obstante, febrero es el mes en que más llega gente”, aclaró Castillo y añadió que el promedio de personas que arriban a la Reserva Ñuble  el segundo mes del año es de casi 1.200, más del 60% de lo que se presenta en enero (770 aproximadamente).

Promoción
Francisco Castillo señaló que son varias las razones que explican el porqué más amantes de la naturaleza escogen la zona protegida ñublensina.

Aparte de las políticas de promoción, resalta Castillo, también tiene que ver con un aumento del poder adquisitivo de la población, lo que les permite destinar más dinero a sus actividades de recreación y un mayor interés por conocer áreas naturales. 

Además de todo esto, recalca, la promoción que ha tenido la reserva en los últimos años, producto de publicaciones, noticias, fotos y videos de las prospecciones que han realizado, ha ayudado a que la ciudadanía esté más informada de la reserva y se interesa en ella.

Sin embargo, el funcionario advirtió que el espacio natural ñublensino carece de una infraestructura mayor que le permita recibir visitas masivas por lo que, apuntó, la política de promoción no ha sido agresiva.

“La mayoría de las visitas debe ser de alguna manera reservada, porque no hay capacidad para recibir una mayor cantidad de personas que quieren hacer camping; por eso las personas que se van a alojar tienen que hacer la reserva previamente.

Seguridad
El jefe de Conaf precisó que aún está vigente la prohibición absoluta en el uso del fuego en todas las reservas del país de modo que, recordó, las personas que las visitan solo están permitidas de consumir alimentos fríos o colaciones del día. 

Por otro lado, considerando que la Reserva Ñuble es grande y tiene distintos accesos y vías, llamó a los turistas a ingresar por la entrada principal y seguir las indicaciones que entreguen los guardaparques al registrarse, como los lugares por dónde deben transitar, dónde pueden hacer camping y los tiempos que deben tomarse en cada uno de los traslados.

“Lo más importante de todo esto es que cuando el ingreso se realiza por el lugar adecuado, nosotros podemos tener certeza de que los visitantes han llegado a destino o han sufrido una demora que podría ser por algún accidente”, sostuvo.

Respecto a la reserva Huemules de Niblinto, que abarca gran parte de la comuna de Coihueco, Francisco Castillo precisó que aún sigue cerrada, toda vez que es una unidad de más difícil acceso y el control de los posibles incendios en ella es mucho más dificultoso.

Recuperación
Tras el incendio de inicios del 2015 en la Reserva Ñuble, Conaf realizó un trabajo de monitoreo de restauración pasiva, lo que significa que se evaluó cuál era la revegetación natural que tiene la unidad, con el objetivo de saber si era necesario hacer una acción más activa y directa de restauración vegetal.

La reevaluación, efectuada en la primavera del mismo año del incendio, arrojó que entre un 50 a 60% del área quemada se había regenerado.

Respecto a la rica fauna del ecosistema local, el cual es identificado especialmente por la presencia del huemul, el jefe provincial de Conaf descartó un impacto mayor.

De hecho, el funcionario descartó que el ciervo nacional se haya desplazado de su hábitat natural, lo que se logró gracias a que se tomaron los resguardos a la hora de combatir el siniestro.

“Ha sido una experiencia que se ha analizado a nivel nacional, porque ha sido uno de los primeros o pocos incendios donde la estrategia de combate se hace en comunidad entre el Programa de Manejo de Fuego y el Departamento de Conservación de Áreas Silvestres Protegidas”, destacó.

El éxito de la labor de emergencia, detalló Francisco Castillo, se constató el año pasado cuando, gracias a una prospección en la que se utilizó cámaras trampa, se detectó la presencia de huemules en lugares donde tradicionalmente se sabía era zona del animal emblema patrio.

Uno de los encuentros más inéditos que ha tenido con el ciervo el personal de Conaf se dio en septiembre pasado. Los guardaparques lograron avistar un ejemplar macho a reducidos 50 metros de distancia, en momentos en que realizaban monitoreos intensivos para analizar su presencia en la zona del cerro El Sol. El momento fue captado en un video que fue ampliamente difundido en la prensa local y nacional.