Incendios: punto débil fue la carencia de planes de prevención

  • Por: LaDiscusion.cl
  • Fotografía: Mauricio Ulloa

Dos focos de incendios son los que preocupan actualmente a las brigadas de la Corporación Nacional Forestal (Conaf) de la provincia.

Se trata de los que persisten en las comunas de Quirihue y San Fabián de Alico, en donde el personal de emergencia sigue combatiendo al fuego, logrando hasta el momento contenerlo.

Mientras que los de San Nicolás, Chillán y Portezuelo se encuentran controlados, según consta el último informe entregado por la Oficina Nacional de Emergencias (Onemi).

Luego de casi 20 días desde que se desató la emergencia, un ambiente de normalidad y tranquilidad comienza a respirarse en las comunas afectadas de Ñuble

Al balance satisfactorio, con algo de resignación hecha por los alcaldes de las zonas por donde avanzó el siniestro, se le suman ahora el realizado por los líderes vecinales, quienes tienen una particular y coincidente forma de pensar respecto a cómo se enfrentó la que es considerada una de las peores catástrofes sufridas por el país en cuanto a incendios.

Buena labor en terreno

Un trabajo digno de destacar, es el que libraron los miembros de las instituciones como la Conaf, Bomberos y Ejército, a la que se sumaron los cientos de voluntarios civiles que se hicieron presente en los lugares donde las llamas atacaron con violencia, es la forma como califica el accionar en terreno el presidente de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos (UCJJVV) de Bulnes, Carlos Alvarado.

“Actuaron rápido, a pesar de que se sabe que no cuentan con los recursos necesarios para enfrentar estas emergencias, la gente está agradecida por su labor” indicó.

Gabriela Casanueva, presidenta de la UCJJVV de Quillón, coincidió en valorar la labor de las reparticiones estatales en los momentos mismos en que se producían incendios.

“Creo que se debe resaltar a Bomberos y Conaf, pero no hay que olvidarse lo hecho por muchos voluntarios y por las empresas privadas que también ayudaron”, enfatizó.

Falta de prevención

Si bien aplaude la forma cómo las diferentes reparticiones enfrentaron el desastre, la titular de la UCJJVV de San Nicolás, Jacqueline Contreras, lamenta el que una vez más las políticas locales y nacionales sean reactivas y no proactivas.

“A mi parecer estuvimos flojos en la comuna y en el país respecto a contar con un plan de emergencia solo referido a incendios, en la que se deje estipulado cómo debemos actuar ante estas emergencias; por ejemplo a mi me encargaron distribuir la ayuda en San Nicolás, pero no contaba con transporte para hacerlo y en el momento tuvimos que buscar la forma, cuando de antemano ya podríamos haberlo tenido resuelto”, sentenció la dirigenta vecinal.

Por su parte el presidente de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos Rural de Coelemu, Luis Marín, opinó que desgracias como la ocurrida deberían servir para planificar trabajospreventivos posteriores para que, incidentes como el ocurrido no nos tomen desprevenidos.

“Falta un plan de prevención y protocolos en todas las comunas del país. No es el caso de Coelemu, pero yo he visto que hay lugares en que incluso se acumula basura a las orillas del camino. Ojalá todo esto sirva para que podamos coordinarnos mejor”, recalcó.

A la misma conclusión llegaron los líderes sociales de Bulnes y Quillón, quienes advirtieron que hay mucho trabajo que realizar, por lo que adelantaron estar a la expectativa de lo que se disponga más adelante desde las reparticiones comunales o de gobierno.

Trabajo a futuro

Los representantes vecinales afirmaron desconocer los detalles de cómo se generará la reconstrucción en sus comunas afectadas pese a que, aclararon, muchos de los vecinos los llaman para consultarles sobre el tema.

LA DISCUSIÓN trató de comunicarse con los presidentes de las UCJJVV de San Fabián, Portezuelo y Quirihue sin éxito alguno.