Licitan instalación de 4.000 alarmas en sectores con más inseguridad

Cuatro mil familias se verían favorecidas cuando esté en operaciones el sistema de alarmas comunitarias que financia el Ministerio del Interior, anticipó Renán Cabezas, jefe del Departamento Operativo del Plan Comunal de Seguridad Pública.

El profesional municipal indicó este jueves que en 10 días vence el plazo para que las empresas interesadas en postular al contrato de $75 millones entreguen las ofertas técnicas y de expectativas económicas, antes de que la entidad edilicia tome una decisión final durante el mes de marzo, tras analizar los prospectos.

Cabezas planteó que “el sistema de alarmas comunitarias está orientado a contribuir a la disminución de la ocurrencia de delitos contra la propiedad. Al mismo tiempo sirve como elemento disuasivo en espacios públicos cercanos a viviendas, por lo que disminuye la percepción de temor e inseguridad en áreas residenciales, aumentando las posibilidades de ayuda cercana en caso de victimización”.

Esta intervención está basada esencialmente en la articulación de un sistema solidario de participación ciudadana para la prevención de actos delictuales,  que involucran a las personas y sus bienes en sectores residenciales, en el que se combina la participación activa del vecino, el accionar de la policía y autoridades locales.

Este sistema tiene como objetivo la conexión de un grupo de viviendas a un sistema de “aviso” ante eventuales actos delictuales en la propiedad, en el espacio público próximo u otro tipo de emergencias.

Para asegurar la mejor cobertura en la ciudad, el modelo dividió a la urbe en seis polígonos que consideran áreas como El Tejar, Irene Frei, Diego Portales, Lomas de Oriente 3 y 4, Luis Cruz Martínez y Sarita Gajardo.

El equipo municipal a cargo del proyecto, en común acuerdo con el contratista contratado, podrá reasignar centrales fuera de los polígonos originales, según criterios de deficiente organización vecinal, zonas de riesgo emergentes, áreas emergentes con alta percepción de inseguridad u otra situación especial.

Cabezas informó que el sistema consiste en la instalación de una serie de equipos electrónicos interconectados desde cada casa, mediante un transmisor inalámbrico a un equipo central ubicado estratégicamente en el área a cubrir, que será el que emite el o los sonidos de alerta y luminosidad en caso de ser activados. 

Cámaras y led
Además de aquella iniciativa, que está en la fase de licitación, el Plan Comunal de Seguridad se encuentra elaborando las bases para el concurso que busca instalar cuatro cámaras de seguridad en la ciudad, que se sumarán a las que existen en la actualidad.

Se agregarán en el futuro 240 luminarias LED en seis poblaciones. Para concretar esto, los profesionales de la unidad de seguridad municipal se encuentran elaborando las bases de la licitación que debe ser levantada en un mes.

Cabezas destacó: “lo que se busca es que en cada población existan 11 cuadras iluminadas”. La selección de los barrios está obviamente relacionado con la sensación de inseguridad que fue reconocida en el diagnóstico inicial del Plan Comunal de Seguridad Pública.