“En Ñuble hemos estado flojos en el tema de ayuda de la comunidad”

Un gran despliegue de recursos humanos y técnicos destinados al combate de incendios forestales se ha volcado en toda la Región del Bío Bío, en donde, según la última cifra actualizada del Gobierno, casi 100 mil hectáreas han sido afectadas por las llamas.

El amplio contingente distribuido en la Octava Región se focaliza en las provincias de Ñuble y Concepción, zonas en donde los múltiples siniestros han obligado a disponer de un contingente e instrumental especializado para luchar contra el fuego.

Si bien la logística presentada ante la emergencia ha permitido sofocar y controlar varios focos en 13 comunas de Ñuble desde hace poco más de dos semanas (Bulnes, San Carlos, Coelemu, Pemuco, San Fabián, Ñiquén, Coihueco, Quirihue, San Nicolás, Quillón, San Ignacio, Chillán y Portezuelo), la ayuda ofrecida por la comunidad no ha ido de la mano con el sentido de urgencia que viven los ñublensinos, según comentó el intendente Rodrigo Díaz.

La autoridad regional manifestó que, a diferencia de Concepción o de Arauco, en donde se han visto campañas de solidaridad que han sobrepasado las expectativas, a nivel local es poco lo que se ha recaudado.

“El porcentaje de apoyo que está llegando desde el Gobierno es importante, pero en el caso de Ñuble, hemos estado flojos en el tema de ayuda de la comunidad.  Arauco, que es menos de la mitad de la población de Ñuble, ha entregado más cooperación de voluntariado y de donaciones de los ciudadanos. Hago un llamado a la gente ñublensina que es buena y generosa de que Ñuble ayude a Ñuble”, comentó.

Agua, pañales, alimentos no perecibles y alimento para animales, son algunos de los productos más necesarios de donar, según comentó el intendente, por lo que instó a la población a acercarse a las dependencias del Regimiento número 9 “Chillán” a llevar su aporte.

La poca empatía con los damnificados que lo han perdido todo y la lejanía de la capital provincial con los desastre serían las razones que responderían la situación.

“Esto lo hemos informado por todas las vías posibles, por eso la  impresión es que esto sucede porque el fuego no ha estado en los bordes de Chillán y probablemente ha sensibilizado menos a las personas. Son numerosas las comunas que necesitan ayuda y por cierto llegará ayuda de otras partes de Chile, pero sería bueno que Ñuble ayude a Ñuble”, indicó.

Balance
La zona del puente tres al siete, en el sector Las Pataguas del camino que une Florida con Concepción, es la principal preocupación regional, afirmó el intendente. 

El segundo incendio que se combate con especial atención es el de Portezuelo, seguido del que se está produciendo en Ranguelmo (Coelemu) y el cuarto de prioridad es Dichato.

Sobre lo que está ocurriendo en esta última comuna, Rodrigo Díaz manifestó que el plan dispuesto por los equipos de emergencia de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), Bomberos y las brigadas especiales del Ejército, es evitar que el fuego se termine desplazando hacia la ciudad de Coelemu, lo que entorpecería la actual situación de control de los focos residuales que dejó el incendio de la semana pasada.

“Se está combatiendo en muchos lugares más, pero esos son los principales que estamos viendo y siempre centrando nuestra atención en el cuidado de la vida humana y también en el cuidado de las casas de las personas”, recalcó.

Al mismo tiempo de destacar el trabajo de los miembros nacionales de emergencia, la máxima autoridad regional resaltó el aporte de las brigadas extranjeras que han llegado desde diferentes lugares del mundo.

En tres comunas de Ñuble se han repartido el contingente de efectivos venezolanos que llegó el pasado domingo. 34 de esos está emplazados en Portezuelo, otros 12 en San Nicolás y un igual número en San Fabián de Alico.