Incendio en Santa Cruz de Cuca rompió la sensación de control en Ñuble

A unos 30 metros del violento fuego que amenazaba a una casa de veraneo asentada en un alto ubicado en el sector de Paso Ancho, el gobernador de Ñuble, Álvaro Miguieles, decía que “esta mañana hubo varias reuniones con todos los encargados de emergencia, y cuando ya sentíamos que estaba todo bajo control, surge este inesperado brote, tremendamente voraz, lo que nos demuestra lo impredecible y lo difícil que será esta tarea”.

Eran cerca de las 19.00 horas de este martes, y a esas alturas ya había llegado personal de Conaf, el SAMU, la Municipalidad de Chillán, Carabineros y la PDI para sumarse a las labores que bomberos ya estaba haciendo desde cerca de las 15.00 horas en ese sector de Santa Cruz de Cuca y que ponía bajo amenaza a unas 15 casas habitadas y otras 10 de veraneo.

Todo comenzó unas horas antes,  cuando el voluntario de la compañía de Bomberos de Quillón, Salvador Cares, advirtió una humareda que, en primera instancia, asumió en el fundo La Isla, que había presentado un foco de fuego la semana pasada.

Creyéndolo un rebrote, fue a indagar la anomalía constatando que esta provenía del fundo Esparta, puntualmente a unos mil metros de la orilla del río Itata, pero en el costado poniente.

Litres, boldos y una serie de otras especies propias de bosque nativo ardían mientras Cares daba cuenta a su cuartel, iniciándose de esta manera el despliegue que finalmente terminó con bomberos de Chillán, Chillán Viejo, Quinchamalí; con brigadistas, civiles voluntarios, policías además de dos helicópteros de la Forestal Arauco, y el avión brasileño Hércules atacando el fuego desde el aire.

La dirección del viento cambiaba constantemente, creando incluso remolinos, lo que dificultó el trabajo bomberil, ya que mientras los voluntarios lograban contener un foco, súbitamente se erguía otro.

Los primeros en llegar, de todas formas, fue un grupo de vecinos del fundo La Cantera, quienes con tractores, palas y mangueras buscaron resguardar las casas de los vecinos del lugar.

“En su mayoría son personas de la tercera edad, porque los más jóvenes se fueron a buscar pega a otros lados. Esto es todo lo que tienen, son personas que trabajan en los fundos cercanos y muchos no se quieren ir porque hace poco hubo fuego al otro lado del río y como no pasó nada, esperan que el fuego se pueda controlar de nuevo”, comentó José Mena, vecino de un sector distante a unos cinco minutos en vehículo del lugar, quien llegó junto a su hijo a prestar colaboración.

Finalmente, fue personal de la Brigada de Homicidios de la PDI y Carabineros presentes en el foco quienes, al ver un rebrote de tal magnitud, quienes tomaron la determinación de evacuar a los vecinos, ubicándolos en un predio situado un par de kilómetros más al norte.

Ya pasadas las 20.00 horas el avión Hércules y los helicópteros dejaron de trabajar.

El fuego en Paso Ancho, al cierre de esta edición, no había generado ningún daño estructural, “pero el fuego que estaba acercándose a Bulnes, francamente me preocupa, porque a esta hora no se puede trabajar con los vehículos aéreos”, comentaba el alcalde de la comuna de Chillán, Sergio Zarzar, quien también estuvo en terreno.
El jefe comunal, quien abandonó el lugar a eso de las 20.30 horas,  planteó que “al menos veo muy difícil que el fuego llegue hasta Quinchamalí, que era uno de los temores que había una vez declarado el incendio”.

Pese a la inquietud del alcalde, el encargado provincial de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), Francisco Castillo, dijo a LA DISCUSIÓN, que “el incendio de Santa Cruz de Cuca, que es otro megaincendio como los que hemos tenido estas semanas, ya estaría controlado para esta misma noche (martes) y esperamos que mañana (miércoles) se envíe una brigada de Conaf para que haga un recorrido y pueda evitar que surjan nuevos rebrotes”.
Predios con arándanos y cerezos también se vieron amenazadas, pero el esfuerzo de civiles y del personal de las diversas instituciones que participaron en el combate permitieron que no sufrieran mayores perjuicios.

Cada vez más controlados los focos de Ñuble
El fuego en  no ha desaparecido en la provincia, y aunque nadie se atreve a ponerle una fecha de término, las autoridades no dudan en, al menos, decir que “ya pasó lo peor”, como lo confirmó el gobernador Miguieles.

Respecto al foco de Coelemu, la principal amenaza es el fuego en la cabeza sur de esta comuna.

En el lugar ha trabajado bomberos, de la Forestal Arauco, y ha recibido constantes visitas de personal de Vialidad, acompañando a trabajadores municipales en la creación de un cortafuego que se extendió por cerca de unos 10 kilómetros, intervención que fue visitada por el ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga; el intendente del Bío Bío, Rodrigo Díaz, y el propio alcalde, Alejandro Pedreros.

El siniestro que afecta a Quirihue, que también es uno de los que se arrastra desde la semana pasada, sigue con focos en los sectores Las Delicias (hacia el norte), “aunque llegó a un punto en el que se autocontroló porque topó con un sector que ya se había siniestrado en diciembre pasado”, explicó Francisco Castillo, en el entendido que el fuego no avanza por terrenos que ya se han quemado.

De todas formas, el fuego -en ese punto- giró hacia el oeste, pero fue controlado por personal de las forestales Arauco y Masisa,  por lo que estos focos ya estarían contenidos.

Portezuelo, aún el más complejo
Desde este fin de semana que el incendio forestal de Portezuelo fue leído como el más complejo de los que se han registrado en Ñuble, tanto por su magnitud como por las casas destruidas.

Aunque aún hay focos activos, conforme a lo informado por Conaf, al menos su avance ya estaría controlado, debido a que ya llegó al camino que une a Portezuelo con Chillán, lo que actúa como cortafuego.

Hasta anoche, el fuego estaba retrocediendo hacia el sur, al sector conocido como Cucha Cucha, en el límite del río Itata.

En este frente se concentra personal de la Conaf, Bomberos, la forestal Arauco y además cuenta con la mayor cantidad de brigadistas forestales llegados de Venezuela.
En la Conaf están por lo menos optimistas respecto a lo que pueda ocurrir en esta jornada en Portezuelo, ya que la meta es controlar el fuego con trabajo terrestre y aéreo.

San Nicolás pide solidaridad
Al mediodía de este martes se reactivó un foco en San Nicolás. Con voluntarios de Bomberos, más una brigada de Conaf y parte del contingente venezolano llegado a Chile a colaborar con estos siniestros, finiquitaron el brote.

El alcalde Víctor Toro, tras un balance general que incluyó daños en bosques, bodegas, casas y galpones, dice que fueron cerca de 10 mil hectáreas las que se quemaron, “lo que representa un cuarto de nuestra comuna destruida, incluyendo corrales, pradera para animales y graneles”. Esto pese a que Conaf lo ha cuantificado en menos de 3 mil hectáreas.

Las estimaciones de Toro apuntan a la “urgente necesidad de contar con el apoyo del Gobierno, de la empresa privada y de vecinos de otras comunas para poder contar con 70 mil fardos para animales, lo que representa comida para seis meses. Se necesitan al menos 700 rollos de alambre, 18 mil polines de madera y unas 60 toneladas de grano para aves”.

La comuna perdió cuatro garitas peatonales, un puente y numerosa flora, además del daño a bosques de pino y eucaliptus. “Acá tenemos 1.400 ovinos, cerca de 500 caballos, 350 vacunos y unas 6.500 aves entre gallinas y pavos que necesitarán alimento por a lo menos seis meses”, finalizó Toro.

Querella gubernamental
Mientras que para el alcalde Víctor Toro “todo esto es obra de personas mentalmente insanas, que buscan hacerse notar”, su par chillanejo, Sergio Zarzar, plantea que “es evidente que estos incendios son intencionales, porque mientras el viento viaja de sur a norte; los focos vienen de Valparaíso al sur. Pasaron por Rancagua, luego por el Maule y llegó al Bío Bío, pero en sentido contrario al viento, lo que significa que hay gente que los está haciendo”.

Con numerosas investigaciones de por medio, el gobernador Miguieles anunció que “nosotros como gobernación presentaremos una querella criminal contra todos los que resulten responsables de estos incendios”.