Grupo Escolar se construirá solo si el municipio cierra nueve escuelas

La reconstrucción del Grupo Escolar, en la esquina de Avenida Argentina con Collín, probablemente no se concrete en el corto ni mediano plazo, y quizás el proyecto deba ser archivado, dado que la cantidad de requerimientos técnicos presentados por el Ministerio de Desarrollo Social son difíciles de cumplir por la municipalidad chillaneja.

El seremi de Desarrollo Social, Juan Eduardo Quilodrán Rojas, confirmó este martes a LA DISCUSIÓN que para que el establecimiento pudiera ser reconstruido tras los daños que dejó el terremoto del 27 de febrero de 2010, la entidad edilicia debería cerrar al menos nueve escuelas de los alrededores con el fin de generar la matrícula requerida.

A todas luces parece una empresa imposible de concretar, toda vez que la corporación edilicia definió hace un par de años erradicar de sus políticas el cierre o fusión de recintos educacionales. El año 2014 el Departamento de Educación, en vista de la baja de matrícula y el gran déficit que ello generaba al municipio, planteó la fusión y cierre de escuelas, no obstante la alcaldía retrocedió en la medida debido a la oposición de padres y apoderados.

Incluso antes de esa recomendación del DAEM, la municipalidad había decidido el cierre de la Escuela República de Israel, que tiene precarias instalaciones. No obstante la comunidad escolar se opuso tenazmente, de tal manera que la entidad edilicia tuvo que echar pie atrás en esa tentativa.

Por ello la posibilidad que el municipio cierre en el futuro nueve establecimientos, como solicita el seremi de Desarrollo Social para darle la recomendación satisfactoria al proyecto, suena como una opción a descartar. 

Juan Eduardo Quilodrán manifestó este martes que la municipalidad, tras el terremoto del año 2010 y el desplome de las escuelas Diego Barros Arana y Javiera Carrera (Grupo Escolar) inició en septiembre de ese año las gestiones para postularlas a fondos de reconstrucción de escuelas del Ministerio de Educación. Esto permitió, por ejemplo, reparar los liceos Narciso Tondreau y Marta Brunet.

En una primera instancia la municipalidad había iniciado las gestiones del proceso de reconstruir el recinto con el Ministerio de Desarrollo Social, pero frente al caudal de objeciones la entidad edilicia decidió recurrir al Ministerio de Educación por una salida más rápida. Tras varias licitaciones, el proyecto no se pudo adjudicar ya que los montos no fueron atractivos para empresas postulantes.

Ante la necesidad de una nueva licitación,  el año 2015 el proyecto volvió al Ministerio de Desarrollo Social para su revisión. Y en febrero pasado, la entidad técnica presentó una serie de observaciones al proyecto, de tal nivel que el mismo seremi plantea que son difíciles de satisfacer por la entidad edilicia.

Necesita una matrícula elevada
El proyecto original costaba alrededor de 1.400 millones de pesos según los datos que maneja la autoridad, pero actualmente la propuesta que están evaluando considera unos 3.700 millones de pesos.

Como entidad que verifica que los proyectos sean rentables y los recursos estatales estén bien cautelados, han planteado que un establecimiento de esas características necesitaría una matrícula elevada para poder ser aprobado técnicamente.

Agregó el seremi que para ellos el principal obstáculo para que entreguen la recomendación técnica con el que la municipalidad puede ir a pedir recursos es que la matrícula actual sería insuficiente para un edificio de esa envergadura.

Planteó la autoridad regional que la idea es “construir escuelas que vayan a ser efectivamente ocupadas y no tener más salas que alumnos”.

El proyecto municipal, recalcó Quilodrán, sería bastante satisfactorio en términos técnicos y arquitectónicos y consideraría unos tres edificios con una superficie total de unos 3.700 metros cuadrados. Pero mientras no se tenga asegurada la matrícula no existirían posibilidades de entregar el visto bueno.

Se suma a los problemas de demanda, que las escuelas que existen en los alrededores y que podrían ser cerrados para integrar a sus alumnos al nuevo recinto no tienen una matrícula muy elevada como para satisfacer la que requeriría el plantel si es que fuera edificado.

Por si fuera poco, el proyecto fue ideado antes de que saliera la Ley General de Educación, que cambia las condiciones de la enseñanza de tal manera que los establecimientos básicos llegarían solo hasta 6º y no hasta 8º como fue planificado.

“El proyecto considera un edificio tremendo, de gran superficie y tres edificios, todo muy bonito y bien planificado, pero si no resuelven el tema de la demanda veo difícil que obtengan la recomendación técnica”.

Mientras tanto el Ministerio de Desarrollo Social mantiene observaciones que no han sido resueltas por la municipalidad, por lo que la iniciativa se encuentra en etapa de Falta de Información (FI).

Agregó que el eventual cierre de escuelas con el objetivo de satisfacer la matrícula que se requeriría para el nuevo establecimiento es “una decisión política que depende del alcalde y de los concejales”.

Recalcó que “todos los proyectos de este tipo deben generar una demanda y si no es posible obtener matrícula desde la red pública no es factible entregar el RS”.

La autoridad no está en condiciones de avizorar si es que el proyecto será materializado, pues todo depende de que se satisfagan los requerimientos surgidos en el proceso de análisis.

Sin poderse licitar
La Municipalidad de Chillán  llegó a esta fase luego que el proyecto pasara por tres licitaciones fallidas. La tercera de abril de 2015 cerró con una empresa  ofertando más dinero del que tiene el municipio y que fue entregado por el Ministerio de Educación el año 2013.

La segunda licitación, de 2014, había sido favorable para el municipio, pero la empresa que ganó el concurso público terminó desistiendo de firmar el contrato por dudas acerca de los montos.

Desde el municipio chillanejo se informó que el Departamento de Educación inició las gestiones para estimar la matrícula con la que cuenta y que podría ser la base para justificar el proyecto.

“El DAEM licitó un estudio de red educacional que ya fue adjudicado y estará listo a fines de mayo. Con esa herramienta se buscará el RS del Ministerio de Desarrollo Social”, precisó la entidad edilicia.

Para la municipalidad el proyecto es vital para el fortalecimiento de la educación pública, donde uno de los pilares es el mejoramiento de la infraestructura e incremento del número de alumnos, además de mejorar la calidad de la enseñanza.