Datos geográficos de patentes de alcoholes cruzan con criminalidad

La nueva ordenanza de alcoholes propone generar un nuevo orden ante el actual panorama de  los locales que cuentan con patentes de alcohol, además de darle una mayor voz a los vecinos de los sectores donde hay mayor cantidad de establecimientos.

Durante la mañana de ayer  se realizó la primera de una serie de reuniones de la Comisión de Alcoholes del Concejo Municipal, que busca solucionar los actuales problemas que presenta el rubro, entre los que destaca la regulación de horarios de apertura y cierre, además de una democratización a la hora de tomar la decisión sobre una instalación de un nuevo local en el sector urbano y generar una mejor red de información para la municipalidad y la ciudadanía.

El presidente de esta comisión es el concejal Joseph Careaga (UDI) quien aseguró a LA DISCUSIÓN que “desde la reunión surgió una muy buena idea sobre complementar la información del sistema geográfico referencial que tiene el municipio, con los índices delictuales por territorio que maneja Carabineros, para generar mayor prevención por parte de la Oficina Municipal de Seguridad”. 

Respecto a la saturación, Chillán cuenta con una capacidad cercana a las 300 patentes de alcoholes, pero actualmente esa cifra se ve muy sobrepasada con las cerca de 500 existentes en la ciudad, siendo el sector de Avenida Argentina uno de los más saturados, lo que acarrea problemas para los vecinos y para el ambiente del barrio. El  mapa geográfico referencial donde se evidencian esos datos es de libre acceso para todos los ciudadanos y se puede revisar ingresando a la página web del muncipio (www.municipalidadchillan.cl).  Esta herramienta facilita la labor de las autoridades para elaborar un plan de acción con mejores antecedentes.

Otro punto en el que están trabajando para mejorar la estructura de la ordenanza, según Careaga, es la factibilidad: “Algunos contribuyentes que ya tienen la inversión en construcción hecha, vienen a la municipalidad a solicitar su patente y se encuentran con negativas de los vecinos, por lo que la patente no se entrega y se quedan con la inversión”. 

La calle Constitución, entre las avenidas Brasil y O’Higgins, también cuenta con varios locales, por lo que vecinos del sector, como Nicolás Martínez, valoran el trabajo de un nuevo reglamento: “Sería bueno que disminuyera la cantidad de locales, o que exista una redistribución, porque hay muchos y las calles se saturan”.

Víctor Sepúlveda, concejal PC, también se mostró preocupado por la saturación, pero hizo hincapié en que “de igual manera se debería abordar la materia de Seguridad Pública”. Es por eso que dentro de las propuestas para la nueva ordenanza está incluir además de las juntas de vecinos y Carabineros, la opinión de la Oficina Municipal de Seguridad, ya que desde ahí se facilitan las labores de inspección y fiscalización.

En cuanto a plazos, Joseph Careaga prefiere ser cauto, pero espera que el documento esté listo durante el transcurso de este año: “Preferimos tomarnos un tiempo prudente para llevar a buen puerto este decreto en vez de acelerarlo y entregar una ordenanza mal hecha”. 

Agregó que esta iniciativa busca entregarle una herramienta que le sirva a los contribuyentes, vecinos y a la municipalidad para darle orden a las patentes de alcoholes.