Santa Ana y Llahuecuy son las zonas donde se priorizarán los esfuerzos

Tras el incendio del pasado domingo que arrasó casi 300 hectáreas de Quitento, según cálculos de Municipalidad de Portezuelo, los esfuerzos de las brigadas de la Corporación Nacional Forestal (Conaf) se concentran en controlar los focos que afectan los sectores Santa Ana y Llahuecuy.

De acuerdo a lo afirmado por el encargado de incendios de la Provincia de Ñuble de Conaf, Manuel Garrido, las condiciones meteorológicas de la zona donde se están produciendo los incendios está demostrando cuáles son las áreas más sensibles de riesgo.

“Ahora tenemos viento sur, pero en algún momento vamos a tener viento hacia el este; es por eso que estamos asegurando todo el flanco derecho de este incendio para que no se extienda hacia el norte. Santa Ana, Llahuecuy y Quitento son algunas de las áreas de cuidado; no obstante, también estamos trabajando en el lado izquierdo donde habría proyección hacia las casas”, explicó.

El funcionario público precisó que las labores terrestres se están realizando con máquinas y brigadistas nacionales y extranjeros.

Son 34 los efectivos venezolanos que están prestando sus servicios en Portezuelo, señaló Manuel Garrido, y destacó el amplio contingente distribuido para la zona.

“Estamos siendo apoyado por 34 efectivos de Venezuela en Portezuelo, 12 en San Nicolás y 12 en San Fabián; a todo ese total tenemos que sumarle el grupo de logística”, recalcó.

Sobre si han solicitado o necesitan más contingente extranjero, el representante de Conaf recordó que la ayuda internacional que está llegando se está distribuyendo en los otros incendios como Concepción, donde sé que hay brigadas españolas y francesas.

Son tantos los incendios que no podemos estar concentrando en un solo lugar al personal, porque tenemos que abordar los otros que están activos”, sentenció.

Ayuda aérea

Por vía aérea la labor de Conaf se está ejecutando con una cuadrilla de cuatro aeronaves, según aclaró el encargado de incendios de la repartición pública.

Dos helicópteros y dos aviones son las maquinarias que están siendo utilizadas para combatir el siniestro que afecta la comuna desde el último sábado.

Manuel Garrido enfatizó que al instrumental aéreo del que disponen se deben sumar los aparatos que el sector privado también está ofreciendo para la lucha contra el fuego.

“Tenemos el helicóptero de una empresa que nos está apoyando por si se da una eventualidad. Su personal está a la expectativa por si ocurriera alguna emergencia con alguna vivienda; si se diera esa posibilidad,  se va a sofocar ese incendio puntual”, indicó el personal de Conaf.

Asimismo, añadió que por el flanco izquierdo otra empresa forestal también puso a disposición un helicóptero, además de brigadas de combatientes y maquinaria pesada.

Despliegue

En total son seis las aeronaves (cuatro públicas y dos privadas) las que están operativas en Portezuelo para la lucha contra el fuego, a la que se suma el apoyo de los grandes aviones extranjeros.

El domingo la nave estadounidense Supertanker completó tres descargas en la comuna y se configuró como una de las armas más importantes con las que se buscan extinguir las llamas.

A ella se sumó ayer el trabajo de la máquina rusa Ilyushin, que realizó su primer servicio en el país descargando en Portezuelo.