Trabajos preventivos ante riesgo de incendios se centran en el oriente

Evitar que se produzcan incendios en la comuna y así no agravar aún más el actual estado de catástrofe en la que se encuentra la provincia y la Región del Bío Bío es el objetivo del trabajo preventivo que está realizando la Unidad de Emergencia de la Dirección de Medio Ambiente Aseo y Ornato de la Municipalidad de Chillán.


Cortafuegos, control de maleza y recuperación de terrenos baldíos en las zonas de interfaz (limite físico entre los sectores urbano y rural)  del sector nororiente, sector oriente, sector sur y norte de Chillán, son las faenas realizadas por los funcionarios municipales.


El jefe de la repartición comunal, Víctor Fernández, precisó que los sectores donde se han priorizado los trabajos de cortafuego son las zonas de interfaz del sector oriente, desde camino Las Mariposas hasta camino a San Bernardo, zona de interfaz de villas Doña Rosa y villa Doña Francisca 1, 2 y 3; zona de interfaz de villa San Miguel, Barcelona y Población Bonilla.


En cuanto al manejo de la maleza, Fernández explicó que esta actividad se ha cumplido en diferentes sectores poblacionales de la periferia de la comuna, en donde cuadrillas de trabajadores han recorrido la ciudad para desbrozar pastizales y retirar microbasurales, con el fin de prever que estos pudiesen ser quemados y generar un riesgo para los vecinos.


“Hemos tenido un año seco y la idea de los esfuerzos del municipio al realizar estas acciones es prevenir incendios, sobre todo en terrenos que puedan ser más propicios para este tipo de siniestros”, comentó.


Participación ciudadana
El funcionario municipal aseguró que igualmente han completado reuniones técnicas con representantes de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), con el fin de priorizar esfuerzos, tanto en la prevención, mitigación y educación, a los vecinos, con el fin de disminuir al máximo el riesgo de desastres que puedan afectar a las personas y sus viviendas.


Víctor Fernández recomendó a la comunidad a no realizar acciones relacionadas con fuego, soldaduras, suprimir la actividad física debido al humo y ser responsables en la información que se entrega a los vecinos. Recordó que el municipio está en coordinación con el resto de las instituciones involucradas para velar por la seguridad de cada uno de los chillanejos.


“Esperamos que la gente igualmente tome conciencia y efectúe autocuidado en sus propiedades y viviendas, se tomen medidas de precaución en el campo y se pueda disminuir la cantidad de incendios. Gran peligro representan comentarios equívocos en las redes sociales por la sicosis que generan en la población”, recalcó.


Zonas de riesgo
Según el catastro realizado por la  Secretaría Regional del Ministerio de Agricultura, mediante la Corporación Nacional Forestal (Conaf), las zonas de mayor riesgo de ocurrencia de incendios se concentran en el lado sur oriente de Chillán, siendo Doña Francisca-Los Maitenes, Parcelas Monterrico y la Villa los Profesores-Las Piscinas, los lugares de más peligro.


Las Lomas de Oriente y Los Volcanes-San Bernardo, seguidos en el poniente con el puente El Diablo y Ultraestación-Parque Lantaño, son los sectores que también guardan peligrosidad a raíz de la presencia de conjuntos habitacionales cercanos a predios con arboledas, pastizales, arbustos y microbasurales, que pueden servir de inagotable combustible al fuego que pueda desatarse.


Para Conaf, los incendios forestales que ocurren en zonas de interfaz (espacio en que convergen las estructuras habitacionales con vegetación forestal) son de primera prioridad, es decir la Central de Operaciones despacha inmediatamente los recursos disponibles a esos reportes, priorizando siempre la protección de la vida de las personas y sus bienes inmuebles.