Falsos rumores en Chillán desataron inquietud

“Se descarta tajantemente que exista un corte masivo programado para Chillán, por lo que el llamado es que las personas consuman agua como lo hacen habitualmente, ya que el uso indiscriminado está generando inestabilidad en el servicio”, informó Essbio a las 17.47 horas de ayer, luego de detectar que los estanques de agua de Chillán comenzaron a vaciarse rápidamente, sin explicación aparente.


La razón no era otra que un falso rumor que comenzó a crecer a través de redes sociales, que llamaba a los chillanejos a “juntar” agua debido a un “inminente” corte masivo del servicio. Esto provocó que el consumo se elevara exponencialmente en la tarde de ayer, provocando falta de presión de agua en la ciudad. Fue la propia gente, en una actitud irresponsable, la que puso en jaque un sistema que siempre funcionó en forma normal.


Fue solo uno de los rumores que desató la histeria local. Otro comenzó también en horas de la tarde, y advertía de un supuesto corte de energía eléctrica masivo, que iba a dejar, supuestamente, a Chillán sin luz. La información era falsa, pero le hizo “sentido” a los chillanejos tras un breve corte de energía ocurrida en la tarde, que se recuperó rápidamente.


Y el tercero comenzó inmediatamente después de que comenzó a llegar el humo de los incendios forestales a la ciudad, pasadas las 19.00 horas. Chillanejos, a través de Whatsapp, comenzaron a recomendar el llenar los estanques de combustible de sus automóviles, frente a una nuevamente falsa alerta de desabastecimiento.


El fenómeno no fue solo de Chillán, sino que nacional, y generó alarma entre las autoridades. De hecho ayer el fiscal nacional, Jorge Abbott, designó al fiscal regional Metropolitano Centro Norte, Andrés Montes, y al fiscal jefe de Santiago, José Morales, para investigar las informaciones falsas difundidas por redes sociales referidas a la emergencia. 


La decisión fue tomada por la conmoción y alarma que han generado estos mensajes en la población, según anunció el Ministerio Público. “Se están distrayendo valiosos recursos, además de dificultarse o entorpecer el curso de las diligencias, el esclarecimiento de los hechos y la identificación de los verdaderos involucrados”, dijo Abbott. 


La designación de los fiscales a cargo se enmarca en el artículo 19 de la ley Orgánica Constitucional del Ministerio Público, que faculta el nombramiento de un fiscal regional para indagar hechos delictivos de gravedad o de compleja investigación. Las conductas que serán investigadas pueden constituir los delitos previstos en el artículo 268 bis del Código Penal, referidos a la falsa alarma de incendio, emergencia o calamidad.