Beca Marta Brunet tiene segundo beneficiario

  • Por: LaDiscusion.cl
  • Fotografía: Gentileza Vicente Díaz

Vicente Díaz Galleguillos es el segundo beneficiario de la beca Marta Brunet, que fue determinada por la poetisa en su testamento de 3 de noviembre de 1964, ante el Notario Arturo Carvajal, de Santiago.

El  año pasado se cumplió uno de los principales anhelos manifestados por la escritora chillaneja. Esto porque por primera vez se le otorgó a una estudiante chillaneja la beca que lleva el nombre de la destacada escritora local, y que por años no se usó hasta que LA DISCUSIÓN verificó su existencia e incumplimiento. Marta Brunet gestó el apoyo tras dejar todo su legado literario en manos de la Universidad de Chile, pidiendo a cambio dos becas para que alumnos del Liceo de Niñas y el Liceo de Hombres de Chillán   pudieran seguir estudios superiores en la Universidad de Chile.

De este modo, el joven, oriundo de Quinchamalí, que fue uno de los puntajes destacados de Ñuble en la PSU, estudiará Ingeniería Civil, plan común en la Universidad de Chile.

Los beneficios de la Beca Marta Brunet considera exención de matrícula, mensualidad por los años de duración de la carrera elegida, alimentación, alojamiento (hogar universitario) y el equivalente a media beca en dinero para gastos menores).

El gestor cultural de la Municipalidad de Chillán, Jaime Carrasco, informó que “el alcalde Sergio Zarzar está informado del resultado de la beca, conforme al reglamento becario y tomó contacto con Vicente Díaz, que se encuentra en Santiago, en gestiones inherentes al proceso,  para felicitarle y desearle augurios en esta etapa de estudios superiores que iniciará en la Universidad de Chile”.

Testamento
El documento de la escritora chillaneja designa como heredera universal  a la Universidad de Chile y le impone entre otros, la creación de dos becas, bautizadas con su nombre, a un alumno del Liceo de Niñas y otra a un alumno del Liceo de Hombres, hoy  Marta  Brunet y Narciso Tondreau respectivamente,  estableciendo una serie de características que deben poseer los alumnos candidatos. El beneficio, indica el testamento, debía funcionar un año después de su muerte. Marta Brunet falleció en 1967.
Lo anterior significa que por 48 años la voluntad de ella no se cumplió.

Tras una investigación periodística de LA DISCUSIÓN, la opinión pública conoció el fondo del incumplimiento.  En agosto de 2015, el alcalde Sergio Zarzar, designó a un funcionario municipal para tomar contacto con la Vicerrectoría de Extensión de la Universidad de Chile e iniciar las gestiones  inherentes al tema, en el entendido que la Universidad de Chile debía sí o sí entregar las becas testamentadas.

Variadas reuniones fueron necesarias y los acuerdos entre las partes fueron positivos. Todo contra el tiempo, por cuanto se estableció que el beneficio debía correr para el proceso de 2016, conforme al reglamento establecido. Finalmente se eligió a la alumna Carmen Bustos Jara, del Liceo Marta Brunet. Los postulantes del Liceo Narciso Tondreau no alcanzaron al puntaje mínimo requerido.

La beneficiada el año pasado, Carmen Bustos Jara, en este instante es alumna regular de la carrera de Obstetricia, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile y ha rendido con holgura el actual año académico. Goza de total liberación de costos de matrícula; arancel mensual por todos los años de la carrera; alimentación y alojamiento en hogar universitario y el equivalente a media beca universitaria en efectivo  para gastos menores.

Cumplimiento 
Con el fin de dar cumplimiento real al deseo de Marta Brunet, el gestor de la Municipalidad de Chillán, Jaime Carrasco, puntualizó que “existen conversaciones preliminares de buscar ajustes o modificar el reglamento a fin de lograr mayor número de beneficiados en las próximas convocatorias. De todos modos, la postulante del Liceo Bicentenario Marta Brunet quedó muy cerca del puntaje de corte de la carrera que quería, Enfermería, pero por otro lado, también se presentó la situación  que la alumna no postuló al Sistema de Ingreso Prioritario de Equidad Educativa (Sipee). De haber sido mejor orientada, la alumna estaría dentro de la carrera”.