Viento puelche complica combate de incendio en San Fabián

El incendio de mayor complejidad en la provincia de Ñuble que mantiene a los equipos de emergencia en combate es el que afecta al cerro Alico en San Fabián, desde la madrugada del domingo, donde hasta ahora el fuego ha consumido 25 hectáreas de bosque nativo.

Según el último reporte entregado por el municipio, el viento puelche y el desprendimiento de rocas ha complicado las labores de extinción durante las últimas horas, principalmente, en la zona media del cerro.

Así lo informó a LaDiscusión.cl el alcalde Claudio Almuna, quien señaló que lo anterior ha provocado pequeños focos de incendio que han sido controlados oportunamente en la superficie por bomberos de la comuna y de San Carlos, junto a dos brigadas terrestres de Conaf y dos pertenecientes al Ejército.

“Lamentablemente hoy como los vientos son en diferentes direcciones alteró esta zona,  que es 100% bosque nativo, pero el punto rojo se encuentra en la zona cinco (medio). Esto estaría ascendiendo, porque las partes bajas se encuentran todas la brigadas tratando de resguardar la fuente de agua, que es la toma que abastece la cooperativa de agua potable, con el finalidad de que no haya contaminación”, explicó el jefe comunal.

Ayer hubo una situación crítica producto del desprendimiento de rocas que ocasionó un nuevo foco en cercanías del camping “Las Luciérnagas”, pero gracias a los esfuerzos del personal de emergencia no hubo daños materiales que lamentar.

“El cerro Alico además de tener bosque nativo, tiene mucha piedra y producto del fuego caen a las zonas bajas, y eso genera llamas, lo que preocupa a bomberos y al resto del personal, quienes resguardan cada uno de los puntos en el ancho y largo de la zona afectada. Se logró controlar para que no llegara a las casas”.

Hoy el cambio de dirección del viento ha complicado las labores de emergencia, ya que debido a esta condición no se ha podido solicitar apoyo aéreo.

“El incendio no solo va por las copas o la estructura del los árboles, sino por las raíces. A simple vista pareciera estar extinguido, pero sigue por abajo. Por otro lado, hay pendientes y rocas, donde es imposible que pueda acceder bomberos... Ayer solicitamos a la gobernación el apoyo aéreo que es necesario, pero nos decían que era complejo por lo vientos, no tenemos la certeza de que el agua va caer en las llamas”.

En relación al resto de los siniestros en la provincia de Ñuble, hoy el director regional de Corporación Nacional Forestal (Conaf) Álvaro Bordeu, dio a conocer que en la superficie quemada de San Pedro en Pemuco, donde se consumieron 400 hectáreas, existe un brigada liquidando los tocones humeantes.

En tanto, el incendio de Relbún en Pemuco que abarcó 200 hectáreas junto al siniestro de Rinconada en Bulnes que consumió 500, están bajo observación. “Hasta ayer estaban contenidos, pero con los vientos y el calor puede que se reactiven , hay un técnico en observación para que esto no suceda”, detalló a LaDiscusión.cl, la autoridad.